La Belleza de la Simplicidad: Una Vida Espartana

Original publicado en Bold & Determined: Live Like a Spartansimplicity[1]

No hay mejor consejo en el mundo que aquel que dice: “Vive simple, no seas idiota”.

La simplicidad funciona. La complejidad es a menudo una pérdida de tiempo. EL Deadlift/Peso Muerto es el ejercicio más simple que existe. Levanta un gran peso del suelo y ya. Pero este simple ejercicio producirá más resultados que la mayoría de los ejercicios más complejos o cualquier combinación de ejercicios compleja. El tipo que hace Deadlifts todo el tiempo le lleva kilómetros de delantera en músculo, masa y fuerza a aquel que se para con una sola pierna en una bola bosu mientras hace curls con kettlebells.

Si puede decirse de manera directa y efectiva en una sola frase, no hay razón en el mundo para expandirlo en 4 o 5 párrafos. La brevedad y la concisión son siempre más eficaces que 13 páginas de diarrea literaria. Si puede hacerse en 5 minutos, no hay necesidad de hacerlo en 30…

La simplicidad hace las cosas más fáciles. El trabajo duro es su propio premio, pero hacer las cosas más difíciles solo porque sí es algo francamente estúpido. Si puede hacerse en una de dos formas: 1) la simple y 2) la compleja; solo el idiota elige la compleja para el mismo (y frecuentemente peor) resultado.

La comida cocinada con diez ingredientes es siempre inferior en sabor y nutrición a aquella preparada de forma simple y con ingredientes mínimos. Carne y Huevos preparados en mantequilla y sazonados con pimienta y especias sabe mejor que cualquier plato de cualquier restaurante gourmet que tarda en prepararse más de 30 minutos.

Pagar una fracción por una camioneta usada, pero de buena calidad y kilometraje, es siempre una mejor idea que “rentar” un vehículo que se paga en cuotas pagables fácilmente por los próximos años de tu vida para tener que devolverlo al concesionario  si por alguna eventualidad te atrasas en el pago de una sola cuota y sus intereses usureros. Podrías explicarle estas opciones al mayor de los retrasados y decirle que te diga cuál es la mejor opción.

Vivir de manera simple te hace más libre. Podrías comprarte una vajilla nueva, comer de ella cada vez y tener que pasártela lavándola; o podrías comprar solo una vajilla desechable que usaras y botaras sin tener que gastar tiempo, agua y más dinero. Además no tendrías más tanto desorden después de cocinar.

Podrías tener una colección de 1000 DVDs que ocupan una galáctica cantidad de espacio, o podrías deshacerte de ellos y poner todos tus medios en un computador o en un disco duro externo. Podrías comprar nuevos CDs o podrías simplemente poner 5000 canciones en un reproductor de mp3 y escuchar a lo que quieras en el gimnasio. Podrías tener una gran biblioteca; o podrías conseguirte un ereader y tener solo un libro en físico y miles por leer. Podrías tener un caro Smartphone que le informe a Facebook si estás perdido en el centro comercial; o podrías conseguir un teléfono que haga solo lo que un teléfono se supone hace: llamadas y enviar mensajes de texto. Podrías comprar ropa constantemente y nunca estar feliz con lo que tienes; o podrías comprar unos pocos ítems de buena calidad que podrías usar por años.

Podrías matarte la espalda para comprar más cosas y tener que lidiar con esa prisión autoimpuesta; o puedes esforzarte por tener menos basura inútil y ser libre.

La elección es tuya. Yo ya he hecho la mía.

Trackbacks

  1. […] Espartanos fueron notables por tener un estilo de vida simple, frugal y minimalista. Comían solo lo que necesitaban, mantenían sus cuerpos atléticos, no desperdiciaban su dinero. […]

Comente o hay tabla...

%d bloggers like this: