El Momento es Ahora (Cómo Estar Listo para la Oportunidad)

Original publicado en Bold &Determined: The Time is Now (How to Get Ready for the Opportunity)1080391[1]

Históricamente, las mayores fortunas han sido construidas en los períodos de mayor crisis por sobre los tiempos de gran prosperidad. Estamos en medio de la Gran Depresión en la mayoría de nuestras vidas. Y nunca ha sido una mejor época para hacer mucho dinero y al mismo tiempo darle algo al mundo.

La mayoría dirá que ahora no es el momento para empezar a trabajar por tu cuenta en tu propio negocio o empresa. Que ahora no es el momento de tomar riesgos. Tienes que seguir encadenado a esa esclavitud glorificada que apenas te paga para apenas mantenerte vivo y poder seguir explotando tu existencia un día más. Solo porque paga el mínimo para vivir y porque es difícil encontrar un nuevo trabajo es porque debes seguir así. Esta gente te dirá que estás loco por atreverte a correr el riesgo. Todos hemos sido de “esa gente” en algún punto. Asustados de correr el riesgo y tomar la oportunidad. Pero no más. No tu. De hecho, “aquellas personas” son precisamente la razón por la cual es que es el momento de que empieces con tu propia cosa. ¿por qué? Porque nadie más lo está haciendo. Todos están asustados a pensar más allá. Razón suficiente por la cual tu harás tu propia fortuna mientras ellos se matarán en sus trabajos seguros con todas esas prestaciones que reciben (pensión que se descuenta de su salario, salud que se descuenta automáticamente de su salario, pérdida de tiempo y libertad, doblarse a la voluntad de otros, pagar más impuestos que el millonario promedio de estrato seis, etc…)

¿Acaso qué deberías decir a aquellos que pregunten por qué estas empezando un nuevo negocio y de qué se trata? Nada. No le cuentes a nadie sobre tus planes. Hay dos razones para esto:

1) Estadísticamente, las probabilidades de que continúes con tus propósitos y tus planes disminuyen entre más empieces a parlotear sobre ellos. La razón de esto es que subconscientemente sientes como si los hubieses logrado por el solo hecho de hablar sobre ellos, lo que te hace pasivo en alcanzarlos realmente. ¿Cuántas veces alguien te ha contado su gran plan para finalmente hacer dinero, para finalmente hacer nada al respecto? Si me pusieran a adivinar, diría que un millón de veces.

2) La gente te dirá que estás loco, que eres pendejo o que estás loco y pendejo. Se les ocurrirán un montón de razones y excusas para convencerte de no hacer nada. En el fondo, nadie quiere que a sus amigos y compañeros de trabajo les vaya mejor. Simplemente por esto no debes decir nada de lo que hagas a nadie.

Ahora sabes qué no decir. Te estás preguntando qué tipo de negocio empezar y no contar. Bueno, yo podría darte todo tipo de ideas de negocios para comenzar, pero ellas no significarían mucho. En el fondo sabes qué tipo de negocio quieres comenzar. Puede que no puedas identificarlo con exactitud, pero podrás eventualmente saber cuál. Pasé años intentando saber qué carajos quería hacer. Sabía lo que no quería hacer. No quería tener que levantarme obligado cada mañana, ponerme ropas que no quería ponerme, salir corriendo por la puerta a quedarme sentado en un trancón por una hora para llegar a un trabajo que odio en el que tengo que dejarles que me dejen tomar un descanso a mediodía, volver a sentarme en otra hora de tráfico para poder volver a casa. Todo por –visto ahora en retrospectiva— un miserable sueldo de mala muerte.

Hoy en día me levanto cuando se me da la gana, que es mucho mas temprano de lo que jamás quise levantarme cuando odiaba mi trabajo. Trabajo desde el estudio de mi casa y generalmente llevo un par de shorts a la oficina. Logro despachar la mayor parte de mi trabajo en la mañana para poder hacer lo que se me venga en gana hacer en el resto del día. Que aún así está relacionado con el trabajo que hago. Te darás cuenta que trabajas más duro y con mayor dedicación cuando amas lo que haces.

De todos modos, volvamos al tipo de negocio a empezar. Lo que yo solía hacer era visualizar lo que quería hacer. No sabía exactamente qué tipo de negocio sería, pero aún así me visualizaba vestido de forma muy elegante y conduciendo la mayor parte de mi jornada a varias citas de negocios. Soy un inversor en bienes raíces, así que la mayoría de mi trabajo consiste en pasármela yendo a las casas de las personas para ver si puedo comprarlas (las casas, no las personas). Antes de saber lo que quería hacer, tenía una visión en mi cabeza de cómo lo haría.

Solía vivir en un pequeño apartaestudio de una sola habitación. Técnicamente fue el peor lugar en el que he vivido jamás. Pero para mí en ese momento, fue el mejor. Era mi laboratorio. Me pasaría sentado y escribiría listas de lo que podría hacer y de lo que no. Intentando descubrir por dónde empezar mi propio negocio y cómo. Escribía pequeñas notas a mí mismo con mis objetivos escritos en ellas para luego pegarlas en las paredes. Quienes pasaban de visita pensaban que estaba mal de la cabeza. Estas pequeñas notas sí que me funcionaron. Sugiero que hagas lo mismo. La motivación de estas notas es inmensa.  La mejor de ellas era una que tenía pegada con cinta en el monitor de mi viejo computador y en la que se leía, “Estaré en tal y tal negocio por mi propia cuenta para tal y tal fecha”. ¿Y sabes qué? Estuve por mi cuenta en el negocio para tal y tal fecha.

Para aquellos que quieren empezar sus propios negocios, sugiero que lleven un estilo de vida muy Espartano. No quiero decir que vayan y maten persas en las Termópilas, quiero decir que se deshagan de todas esa bazofia que no les sirve, que les sobra. No tiene sentido pagar mensualmente una hipoteca de millones cuando apenas puedes pagar una fracción de ese precio en una renta. No tiene sentido comprar un vehículo último modelo cuando puedes comprar uno usado por menos de la mitad del precio. No tiene sentido salir a comer todas las noches si puedes sobrevivir con apenas una lata de sopa y un sándwich de queso. Este no es el momento para desperdiciar el dinero. Necesitas hasta el más mínimo centavo que pueda caer en tus manos, y está bien vivir por un vago por ahora. Al final rendirá sus frutos.

Formúlate las siguientes preguntas:

¿Este caro paquete de televisión que incluye 100 canales más el paquete de películas servirá en la consecución de mis fines?

Si la respuesta es no, ¡cancela el cable!

¿Salir y gastar el dinero del salario de un mes en una noche de comida y bebida con mis amigos servirá en la consecución de mi objetivo?

Si la respuesta es no, ¡no lo hagas!

Como tu negocio necesitas escoger algo que amas y/o algo en lo que eres experto. Necesitas dedicar todo tu tiempo y energía en tal empresa. Terminar un libro nuevo cada semana. No me refiero a que leas la última novela barata o el último bestseller sensacionalista que viste en el supermercado. Esos libros dejaron de existir. Comienza a leer autobiografías de hombres exitosos. Comienza a leer libros que tengan que ver con tu campo escogido. Comienza a leer libros de negocios y motivacionales. Lee todos esos libros que caigan en tus manos. No pares nunca de leerlos.

¡Haz ejercicio! Entrena con pesas. Un cuerpo sano es una mente sana. Necesitarás estar en buena forma para poder empezar tu propio negocio. Se vendrán tiempos muy estresantes en los que para salir a flote servirá estar en buena forma física. Baja los cigarrillos y el trago también. No sirven de nada para alcanzar tus fines. Solo sirven para ponerte fin más rápido. Incluso si no tienes una idea de negocio todavía, ESTÁS esperando la oportunidad. La oportunidad llega para aquellos quienes están preparados. De hecho, afuera hay una oportunidad esperándote justo en estos momentos. ¿Qué harás cuando se te presente? ¿La tomarás?

…o dejarás acaso que te pase de largo?

Trackbacks

  1. […] tienes un sueño que quieres alcanzar, entonces lo primero que tienes que hacer es renunciar a esa esclavitud glorificada que apenas te paga para apenas mantenerte vivo y poder seguir explotando …. Lo peor que puedes hacer es tomar un trabajo “temporal” que apenas te dé para pagar los […]

  2. […] día al comienzo, luego cada semana y cada mes, a medida que comiences a cumplir tus objetivos. No dejes que nadie más lo lea. Esto es intensamente personal. Solo admite tus ojos. Pero si alguien más lo lee alguna vez, nunca […]

Comente o hay tabla...

%d bloggers like this: