Cómo Ser un Escritor de la Belleza

Escribir es una pasión. Pura y simple. Pasión es lo que hace que tus palabras se salgan de la página y lleguen al lector. writer-ds[1]
Las habilidades técnicas tienen que estar ahí, nunca pienses que puedes escribir como un zoquete y ser grande, pero la técnica viene de segunda a la pasión y el fuego.

Haz de tus palabras arte. Has que tus palabras fluyan como poesía. Puedes citar a los grandes y sus citas sobresalen como pequeñas y hermosas piezas de arte. Ponle el mismo detalle a las pequeñas piezas como al todo. Algunas veces una obra de arte tendrá un hermoso título, pero el cuerpo de las palabras será un fracaso. Alunas veces una obra tendrá un horrible título, pero el cuerpo de las palabras será grandioso. Algunas veces ambos son puestos juntos y una obra de arte emerge.

Cuando tienes un gran título, un gran cuerpo de palabras y trabajos de arte dignos de ser citados, tienes una obra de arte.

Para volverte un escritor, debes leer primero. Debes saber cómo las palabras son colocadas juntas en una página para hacer una historia. Debes saber cómo las palabras pueden crear emoción en tu lector. Debes entender que el arte  es mucho más que palabras en una hoja de papel, es estilo, disposición y belleza. Si no eres un lector, pero te autoproclamas un escritor, no eres más que un mentiroso, un farsante. Un escritor aprecia la belleza de la palabra hablada y escrita, y apunta a crear un poco de esa magia en su propia voz.

Los artistas que dicen no seguir su arte particular (ya sean palabras, cine, música u otro) son farsantes. Se pasan años y años siguiendo obsesivamente su arte para llegar al punto en que encuentran su voz, al punto en que pueden de dejar de obsesionarse por el arte de otros y comenzar a obsesionarse por el propio.

Si vas a ser un escritor, el don ya está en ti, acechando en alguna parte. Ha estado en tus pensamientos. Puedes ver un hilo de palabras y apreciar la sutil belleza en la forma en que están ordenadas. No eres un profanador del idioma. Eres un apreciador. Eres una esponja. Mantienes esas palabras enterradas en tu mente y las dejas salir en el momento correcto. Cada palabra que pones en el papel es analizada y vuelta a analizar hasta que tienes el mejor arreglo de palabras que podían haber conformado.

Si necesitas que te enseñen las reglas de la gramática, de la dicción y de la puntuación, no eres un escritor y nunca lo serás. Si necesitas que te digan que no escribas párrafos excesivamente largos, no eres un escritor. Si necesitas que te digan que uses mayúsculas y puntuación, no eres un escritor.

“Quiero ser un escritor”.

Si dices estas palabras, probablemente eres un mentiroso. Escribir es gratis. Un hombre que quiere ser escritor se sienta y escribe. Un mentiroso dice “Quiero escribir, cuando tenga el tiempo”. El tiempo siempre está ahí para el verdadero escritor.

Si eres un escritor, tienes una voz. Tu voz es tu estilo y dicción particulares. Tu voz es halada de ahí, de allí y de todos lados hasta cuando tienes un estilo que puedes llamar el tuyo. Cuando tienes este estilo, cuando pones palabras en el papel, cuando la gente lee tus palabras y lloran, ríen, gritan o se excitan; entonces eres un escritor. Eres un artista. Eres un creador de belleza.

Original publicado en Bold & Determined: How to Be a Writer of Beauty

Comente o hay tabla...

%d bloggers like this: